¿Quién dijo que no se puede volar? Si lo sueñas, es posible

 

Cuando los hermanos Wright presentaron su primer prototipo de avión mucha gente les dijo que estaban locos y que era imposible (además de riesgoso) volar. En su época el ferrocarril era el medio de transporte más usado. No obstante, gracias a su perseverancia y a muchas pruebas de prototipos finalmente lograron patentar finalmente en 1908 el primer modelo de aeroplano.

 

El diseño de prototipos permite una aproximación al producto o servicio final y facilita a los usuarios de dicho producto o sistema experimentar e interactuar directamente con un nuevo producto o servicio aún cuando éste se encuentre aún en desarrollo o bien aún no se haya definido con exactitud cómo funcionará el producto o servicio.

 

Para el desarrollo de un prototipo, la Metodología de Design Thinking nos puede ser muy útil. La metodología de Design Thinking consta de 5 etapas básicas que son: 1) la comprensión del usuario a partir de observaciones, interacciones y entrevistas; 2) la definición de los problemas o necesidades de los usuarios; 3) la generación de ideas o soluciones; 4) el diseño de prototipos y 5) la evaluación y mejora continua y sistemática de los prototipos.

 

Existen muchas herramientas para comprender al usuario. Puede tratarse desde una simple entrevista personal hasta el simple acto de detenerse y observar con detenimiento el comportamiento cotidiano de la gente. Las palabras mágicas en el proceso de comprensión del usuario son la empatía hacia otra gente, el optimismo por pensar que se puede descubrir algo nuevo, la curiosidad por aprender de otras personas y la observación atenta, paciente y minuciosa.

 

Para facilitar el proceso creativo, los expertos normalmente sugieren contar con los siguientes elementos:

 

Espacio: se sugiere buscar un espacio amplio, abierto, luminoso y cómodo que inspire a los participantes aportar sus mejores ideas y eliminar las barreras a la creatividad.

Materiales: se busca materiales que incentiven las ideas y expresión de los participantes. Puede haber pinturas de color, post-its, ropa, plastilina, restos de “basura”, etc.

Gente: A mayor diversidad del equipo, mejores ideas. Normalmente se sugiere invitar a gente con diferentes antecedentes socioculturales, formación académica y experiencia laboral.

 

Muchos se refieren al proceso de desarrollo y de evaluación de prototipos haciendo una analogía con el Mago de Oz, quien usaba trucos de ilusionista para parecer un gran mago. Ciertamente para crear un primer prototipo se pueden usar materiales burdos como plastilina, papel o colores. La idea es ir mejorando gradualmente esos prototipos hasta un punto en que se tenga un producto final que sea atractivo para los consumidores (o que tenga un buen market fit) y que además sea viable desde el punto de vista técnico y de negocios. Hoy en día es posible obtener una validación temprana de un prototipo mediante plataformas como Kickstarter o Indiegogo.

 

Si te interesa desarrollar y probar un nuevo prototipo de algún producto o servicio, solicítanos una propuesta de servicios a contacto@acertiva.com o bien visítanos en www.acertiva.com