¿Es posible ser más curiosos?

 

Los niños disfrutan mucho aprendiendo nuevas cosas. Sin embargo, a medida que envejecemos vamos perdiendo la curiosidad debido a que nuestras prioridades y capacidades cognitivas van cambiando con la edad.

 

El aprendizaje es un mecanismo natural que nos permite ahorrar mucho tiempo. No obstante, nuestros aprendizajes e ideas pre-concebidas también pueden limitar nuestra capacidad de asombro y atención a los estímulos externos.

 

¿Es posible ser más curiosos? La respuesta es afirmativa. La curiosidad es fruto de la inteligencia, la persistencia y el apetito por la novedad. Algunas ideas para mejorar nuestra curiosidad y sentido de asombro son:

 

  1. Leer más y seguir tus intereses. El sentimiento de estar interesado en algo puede actuar como un signo cerebral que nos dirija a áreas fructíferas de investigación.
  2. Pule tu mente con las mentes de otros. Consulta y busca las opiniones de otras personas, no des por sentado tu punto de vista, trata de comprender opiniones que posiblemente sean diferentes a las tuyas.
  3. Visita una biblioteca o librería para buscar información. Buscar información en motores de búsqueda como Google nos limita a encontrar ciertas respuestas que los algoritmos de búsqueda quieren que encuentres. En una biblioteca o librería puedes estar más expuesto a encontrar respuestas e información que tal vez no esperabas encontrar inicialmente, lo cual puede ayudarte a enriquecer tus búsquedas.
  4. Debes estar dispuesto a hacer preguntas “tontas”. No hay preguntas “tontas”. Las preguntas “tontas” pueden ser las más poderosas y pueden dar lugar a una nueva conversación sobre un tópico.
  5. Esfuérzate por usar tu capacidad para memorizar datos. Todas las nuevas ideas fueron derivadas a partir de la conexión de viejas ideas. Los innovadores exitosos amasan grandes cantidades de conocimientos a los que pueden recurrir posteriormente para establecer nuevas analogías o descubrir nuevos patrones de conexión entre las ideas.
  6. Sé un experto que está interesado en todo. En la era de la información es importante conocer uno o varios tópicos con mayor profundidad que el promedio de la población pero también es importante estar expuesto a otros conocimientos para poder interactuar efectivamente con gente que tiene una especialización diferente a la nuestra.
  7. Enfócate en los misterios, no en los rompecabezas. Los rompecabezas tienen una sola solución. Los misterios no tienen una respuesta definitiva. Enfocarnos en los misterios nos abre las puertas a muchas posibilidades. Como decía Albert Einstein: “La cosa más bella que podemos experimentar es el misterio…es la verdadera fuente del verdadero arte y la ciencia”.

 

Si tiene curiosidad por conocer mejor a tus clientes o a tu mercado, solicítanos una propuesta en contacto@acertiva.com o bien visítanos en www.acertiva.com